Muy a su pesar Ricky Rubio jugará la próxima temporada en Oklahoma City Thunder y es que el mejor base español tal vez de la historia puede presumir de tener dos equipos en dos veranos eso sí, pese a su voluntad. Hay que recordar que el 8 de julio de 2019, el jugador español firmó un contrato con Phoenix Suns por tres años y 51 millones de dólares después de dos temporadas en Utah Jazz donde llegó a jugar a un nivel altísimo, franquicia en la que aterrizó tras ser traspasado desde Minnesota Timberwolves. Los Thunder serán su cuarto equipo en la NBA desde que debutó con los Wolves en 2011.

Leemos en el diario AS en una información de J.I.Pinilla: “Su fichaje por los de Arizona fue una sorpresa. Todo apuntaba hacia Indiana en un primer momento, pero los Pacers se decidieron finalmente por Malcolm Brogdon. Además, muchos consideraban el acuerdo uno de los peores de la agencia libre desde el punto de vista de los Suns. Sin embargo, tras ser el MVP del Mundial de China, Ricky se convirtió en la pieza fundamental de un equipo que se quedó a las puertas de los playoffs tras realizar un sobresaliente trabajo en la burbuja de Walt Disney en Orlando (Florida): llegaron con el peor balance y se fueron invictos con ocho victorias en ocho partidos… aunque sin el premio de los playoffs por un palmo”.

El movimiento de mercado lo resumimos de la siguiente manera (Operación Suns – Thunder):
Phoenix recibe a Chris Paul y Abdel Nader y Oklahoma City Thunder recibe a Ricky Rubio, Kelly Oubre, Ty Jerome, Jalen Lecque y una primera ronda del draft.

Aquí podemos estar a la última sobre los movimientos de la NBA que se antojan muy interesantes, las bombas no han hecho nada más que empezar.